Terapia de Grupo

Acaban de publicar la traducción al español del libro Teoría Polivagal del neuro fisiólogo, psiquiatra e investigador Stephen Porges. (¡Ya era hora, siendo una obra tan reconocida en el ámbito científico!) En este libro se argumenta y justifica un concepto sobre la naturaleza humana interesadamente escondido y que es el siguiente: Los seres humanos, mamíferos superiores, estamos construidos biológicamente para estar en grupo. El grupo, el contacto con el otro, regula nuestro sistema nervioso y es esencialmente sanador.

Además de sanarnos, el contacto con “un otro ser humano” nos facilita la tarea de auto descubrirnos. Y sólo cuando me descubro, me conozco, puedo tener las claves para atenderme, para procurarme los cuidados que necesito o las actividades que me permiten desarrollar mis cualidades. ¡Ese enorme placer que conlleva el desplegar mis potencialidades!

Los humanos, seres sociales, necesitamos del contacto con “un otro” para terminar de elaborar nuestro conocimiento tanto sobre nosotros mismos como sobre el entorno que nos rodea.

Una gran mayoría, hemos tenido la experiencia de “aclarar nuestras propias ideas” después de la conversación con una persona de confianza. No hay nada nuevo, todo lo que sabíamos es lo que sabemos, pero al describirlo y compartirlo con otra persona, lo terminamos de integrar, de entender, de aceptar, de discernir…Y, si cabe, nos ayuda a tomar decisiones.

Es por esto por lo que los grupos son tan potentes. Grupos de autoconocimiento, de crecimiento personal, de apoyo…La magia se encuentra dentro del propio grupo, de las relaciones que se establecen dentro de él.

Porque los grupos atienden y unen las condiciones que necesitamos en nuestra circunstancia humana. Por un lado, calman nuestro sistema nervioso a través del contacto y de la pertenencia. Por otro lado, nos permiten y procuran el crecimiento a través del contacto y la estimulación que produce este contacto.

Un buen grupo regulado para el crecimiento y el cambio positivo ofrece en primer lugar un espacio seguro. Un grupo con este objetivo definido está bajo el cuidado de profesionales que sostienen la seguridad y potencian el riesgo de aprender y desarrollar aspectos nuevos u ocultos de la personalidad. La tarea de los profesionales será, entonces, aportar la justa medida de seguridad y riesgo, ya que ambos elementos son los necesarios para el progreso y el crecimiento.

 

Reyes Quintana

Psicóloga. Psicoterapeuta Gestalt.

Miembro docente y supervisora IGC Canarias