TRES CLAVES DE LA PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA: CONOCER, CAMBIAR Y TRABAJAR LOS PROCESOS MENTALES

Nuestro Sistema nervioso está programado para que la información del mundo exterior sea captada a través de los órganos de los sentidos. El cerebro utiliza este método de codificación para clasificar los mensajes recibidos por nuestro sistema nervioso. Estos mensajes son utilizados por él para crear nuestras experiencias. Es a partir de la creación de esas experiencias que damos sentido al mundo que nos rodea. Este “software” del cerebro nos permite tomar decisiones y responder rápidamente a los requerimientos del entorno.

Cuando nuestro cerebro recupera información percibida con anterioridad –lo que solemos llamar recuerdo o memoria-, lo hace utilizando el mismo código o formato en que se ha almacenado esa experiencia. Si se almacenó la información visualmente, se va a recuperar como una imagen, mientras que, si se almacenó como un sonido, la información se va a recuperar como un sonido. En PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA, llamamos a esta codificación o almacenamiento de información Representación Interna.

Las imágenes, los sonidos y las sensaciones son elementos que forman la estructura de nuestra experiencia subjetiva junto a los olores, los sabores y la información sobre el movimiento de nuestro cuerpo en el espacio.

Gran parte de lo que hacemos con PNL funciona muy bien porque ocurre como resultado de los procesos naturales mediante los que los seres humanos codificamos la información en nuestras mentes. Lo que hacemos es modificar las cualidades de esos elementos que forman la estructura de la subjetividad, sin modificar el contenido de la experiencia.

LA 1ª CLAVE: CONOCER NUESTRO CEREBRO.

Tenemos un cerebro Triuno: el cerebro Reptiliano, el Límbico y el Neocortex. Utilizando las técnicas adecuadas podemos hacer “Simulaciones” produciendo cambios en nuestro cerebro para alcanzar objetivos y lograr estados deseados.

El cerebro reptiliano “Instintivo”

Es el responsable de la conducta automática o programada, tales como las que se refieren a la preservación de la especie y a los cambios fisiológicos necesarios para sobrevivir. Tiene un papel muy importante en el control de la vida instintiva. No tiene capacidad de pensar, ni de sentir; su función es la de actuar, cuando el estado del organismo así lo demanda. Es resistente al cambio y se caracteriza por la acción.

Cerebro límbico “Emocional”

Funciona como segundo filtro de la información que ingresa a nuestro cerebro evaluando los estímulos en dos grupos: Dolor o placer, el dolor lo considera malo para la supervivencia y el placer como bueno para la misma. Es adaptable y por lo tanto acepta situaciones o estímulos nuevos, a los que evalúa como placer-supervivencia- o dolor-peligro para la supervivencia-. Cada vez que experimentemos dolor o placer, nuestro cerebro límbico buscará la causa y la guardará en la memoria. 

Cerebro neocortex

Está constituido por la neocorteza, la cual está conformada por los dos hemisferios en donde se llevan a efecto los procesos intelectuales superiores. Rige la vida intelectual.

Las dos características básicas de la neocorteza son: 

  • La "visión", la cual se refiere al sentido de globalidad, síntesis e integración con que actúa el hemisferio derecho.
  • El “análisis”, que se refiere al estilo de procesamiento del hemisferio izquierdo, el cual hace énfasis en la relación parte-todo, la lógica, la relación causa-efecto, el razonamiento hipotético y en la precisión y exactitud.

 

LA 2ª CLAVE: CAMBIAR LOS SENTIMIENTOS:

“Puedes cambiar tus sentimientos modificando la forma en que te representas internamente una experiencia”

Esto es posible porque la PNL trabaja principalmente con la estructura de los procesos mentales, más que con el contenido. Tu puedes generar los cambios que deseas simplemente modificando la forma en que tu cerebro codifica ciertas experiencias, incluso sin alterar el contenido de las mismas.

La PNL nos  enseña cómo cambiar un proceso mental modificando el modo en que representamos internamente la experiencia. Al cambiar la Representación interna de una experiencia, cambian los sentimientos y el Estado Interno que ésta nos genera. Si el estado interno es diferente, el comportamiento será diferente. Finalmente, cuando modificamos los comportamientos, modificaremos también los resultados que obtenemos en esa situación concreta.

 

LA 3ª CLAVE: TRABAJAR A DOS NIVELES.

Tu Cerebro trabaja a dos niveles, usando procesos Conscientes e Inconscientes. Si te haces amigo de tu cerebro, ambas partes trabajarán en equipo mejorando tu vida.

El cerebro rige todas nuestras funciones. Controla y maneja todos los sistemas del cuerpo. Lo más importante del cerebro humano es que ahí reside la mente o entendimiento. Esta mente es la que nos hace pensar, decidir, aprender, entender, analizar y lo más importante, la mente permite el don de elegir a través del pensamiento.

Nuestra capacidad de análisis y de escucha del cuerpo (dejarme sentir) es lo que me va a dar la libertad de escoger los pensamientos que yo necesito para mantener saludable mi mente y mi cuerpo y mandar los mensajes, que son buenos para mí, a las neuronas y descartar los que me son dañinos. Para tener una mayor claridad mental, es importantísima la respiración abdominal cada vez que me pregunto algo. Recordemos que el mayor nutriente de las células, incluyendo a las neuronas, es el oxígeno y para tener mejores respuestas tengo que mantener mis células bien alimentadas. 

La mente está dividida en dos partes:

• Mente Consciente= 5%

• Mente Inconsciente= 95%

La mente consciente aloja solo un 5% del potencial total, y este 5% es el que usamos regularmente —incluso los genios—. Ella se encarga de cuantificar, de decidir si algo está bien o mal; juzga, evalúa, etc. Todas estas funciones son valiosas, porque te permiten hacer elecciones conscientes que determinan tu discernimiento. Cuando no es así, te da una luz de alarma para corregir algo que no esté de acuerdo a tus parámetros de valores y creencias.

El máximo potencial de la mente está alojado en la mente inconsciente. Estamos hablando del 95% de la mente. La mayor parte del tiempo que estamos en vigilia, funcionamos con el piloto automático, sin darnos cuenta de lo que hacemos, y sin conocer la razón de por qué actuamos de esa manera.

Algo muy importante también son las emociones. Las emociones que se manejan en nuestro día a día son inconscientes. El odio, el resentimiento, la angustia, la tristeza y la felicidad y todas ellas se manejan a nivel automático.

Es importante aprender utilizar ambas partes, consciente e inconsciente, en equilibrio para armonizar nuestra vida y mejorarla de manera significativa. Para lograrlo trabajaremos en el manejo de nuestras ondas cerebrales, las cuales desencadenan nuestros estados mentales. Nuestra mente funciona con energía y según esos movimientos de energía (conexiones entre neuronas) experimentamos diferentes sentimientos y formas de ver el mundo. Nuestras neuronas se comunican a diferentes velocidades que pueden categorizarse en cuatro tipos de ondas cerebrales principalmente: Betha, alfa, theta y delta. Accediendo a estados de ondas alfa o theta, podemos controlar nuestros estados mentales, acceder a nuestro inconsciente y eliminar las emociones negativas. 

Alicia García

Psicóloga y Psicoterapeuta

Trainer en programación neurolingüística

Certificación internacional de Coach Advance en PNL New Code por John Grinder co-creador de la PNL

Docente de Cetificación en Practitioner y Master en PNL Instituto Gestalt de Canarias