Fundamentos

¿Qué y Cómo es la Terapia Gestalt?

La Terapia Gestalt se encuadra dentro de las terapias humanistas y como tal parte desde el desarrollo del potencial humano y la capacidad de crecimiento de todo individuo.

A diferencia de otras corrientes el objetivo de la terapia Gestalt no es interpretar o modificar la conducta del paciente, sino llevar a cabo un apoyo y acompañamiento en su proceso para entrenar este potencial y hacerlo consciente a través de técnicas y experiencias que facilitan “darse cuenta”, de lo que hace, de cómo lo hace, de para qué lo hace.

El foco de atención en esta terapia es el aspecto emocional de la persona, de cómo vive los sucesos, las relaciones, los pensamientos… y se le trata como un ser en su totalidad, donde su presencia es activa y participativa y donde el síntoma no es algo a eliminar sino un indicador de que algo está rompiendo el equilibrio. Por tanto acompañar en las necesidades del paciente y en la forma de resolverlas es una tarea de apoyo, frustración, observación y sobre todo de experimentación de vivencias en el mismo proceso terapéutico.

El criterio de éxito terapéutico es el aumento de su capacidad de darse cuenta y de un funcionamiento más eficiente. En palabras de Perls ( el creador de la Terapia gestalt) sería que la persona alcance la madurez y consiga pasar del apoyo ambiental al auto apoyo.

Por último y a diferencia de otras terapias, la relación entre terapeuta –paciente es una relación horizontal, ambos trabajan juntos, las experiencias, las vivencias y las emociones son conjuntas.

Tipos de terapias

  • Terapia Individual con Adultos (terapeuta-paciente adulto/a)
  • Terapia Individual con Infancia y Adolescencia (terapeuta- niño/a o adolescente y alternando padres)
  • Terapia Familiar (terapeuta-familia)
  • Terapia de Pareja (terapeuta-pareja)
  • Terapia Grupal (1 ó 2 terapeutas y un grupo de unos 15-20 personas)

Guia de usuario de Psicoterapia